Abscesos en gatos

Un problema común con los gatos al aire libre.

El acceso de una herida por mordedura es una ocurrencia bastante común, especialmente con los gatos que salen al aire libre. Se produce un absceso cuando las bacterias invaden e infectan un corte, rasguño o mordedura que un gato ha recibido en el curso de pelear con otro gato u otro animal.

Los gatos que pasan tiempo al aire libre tienen un mayor riesgo de desarrollar un absceso debido a su exposición a otros gatos. Cuando un gato es mordido por otro gato, el área puede hacer un absceso rápidamente. Además, una herida por mordedura puede exponer a su gato a enfermedades contagiosas llamadas retrovirus de otros gatos. Los retrovirus más comunes son el virus de la leucemia felina (FeLV) y el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV). Ambos virus causan enfermedades fatales graves y se transmiten fácilmente a través de heridas por mordedura. Kittytest.com es un gran recurso para aprender más sobre estas enfermedades y cómo puede mantenerse saludable.

El área puede inflamarse, ser sensible al tacto y desarrollar un mal olor; Además, puede haber una descarga de pus del sitio. Su gato puede dejar de comer, o puede actuar letárgico o deprimido, que son signos de fiebre.

Los abscesos pueden ser muy graves si no se tratan. El absceso debe ser lancado, drenado y limpiado y, como un absceso es una infección, su gato puede necesitar antibióticos y medicamentos para aliviar el dolor.

Además, su veterinario puede querer examinar a su gato para el virus de la leucemia felina y el virus de inmunodeficiencia felina, ya que ambos virus se transmiten de un gato a otro y son altamente contagiosos.

Si su gato debe someterse a anestesia general para drenar y limpiar el absceso, su veterinario también puede recomendar pruebas preanestésicas para asegurarse de que su mascota esté sana y pueda tolerar el procedimiento anestésico.

Estos pueden incluir:

  • Pruebas de química para evaluar la función renal, hepática y pancreática, así como los niveles de azúcar.
  • Un hemograma completo (CBC) para descartar afecciones relacionadas con la sangre
  • Pruebas de electrolitos para asegurarse de que su gato no esté deshidratado o sufra un desequilibrio de electrólitos
  • Una prueba de FeLV para identificar si su gato tiene leucemia felina
  • Una prueba de FIV para identificar si su gato ha contraído el virus de inmunodeficiencia felina
  • Pruebas cardíacas para descartar problemas relacionados con el corazón.

La mejor forma de evitar que su gato sufra abscesos es revisarlo diariamente para detectar heridas, especialmente alrededor del cuello y la cabeza, donde los gatos tienen dificultades para el aseo. Si nota una cortada o herida, comuníquese con el personal de su veterinario para que puedan aconsejarle sobre el mejor tratamiento para su amigo felino.

Si tiene alguna pregunta o inquietud, siempre debe visitar o llamar a su veterinario; son su mejor recurso para garantizar la salud y el bienestar de sus mascotas.

Ver el vídeo: Absceso en gata - Drenaje - Sarpa Veterinaria

Deja Tu Comentario