Hipertiroidismo en gatos

Entender un trastorno hormonal felino común

El hipertiroidismo es el trastorno hormonal más común diagnosticado en los gatos. Ocurre cuando las glándulas tiroideas, ubicadas en el cuello de su gato, producen un exceso de hormona tiroidea.

La hormona tiroidea ayuda a regular y controlar los procesos corporales normales. Piense en ello como un indicador de motor: en términos simples, controla la velocidad o la lentitud con que funciona el cuerpo. Cuando la glándula tiroides de un gato se vuelve hiperactiva y produce demasiada hormona tiroidea, el indicador del motor se eleva demasiado, lo que lleva a un aumento en el metabolismo del cuerpo. Si bien esto puede sonar como una excelente forma de perder algunos kilos de más, el impacto del hipertiroidismo en nuestros amigos felinos puede ser peligroso. Durante un largo período, la sobreproducción de la hormona tiroidea puede tener un impacto negativo en el corazón, los riñones y otros órganos.

La causa exacta del hipertiroidismo no se conoce. Esta enfermedad generalmente afecta a los gatos de 7 años o más, y tanto los gatos machos como las hembras pueden volverse hipertiroideos.

¿Qué debe tener en cuenta si sospecha que su mascota es hipertiroidea? Los síntomas más comunes son la pérdida de peso a pesar del deseo de comer más de lo normal y la inquietud. Además, algunos gatos pueden parecer descuidados, vomitar, beber más, orinar más, ponerse de mal humor y respirar más rápidamente.

En algunos casos, incluso puede sentir las glándulas tiroideas en el cuello de su gato porque a veces se agrandan. Esto se llama un bocio.

Entonces, ¿qué haces si sospechas que tu gato es hipertiroideo? Póngase en contacto con su veterinario. Él / ella puede realizar algunas pruebas simples para determinar si su gato tiene este trastorno.

Estos pueden incluir:

  • Pruebas de química para evaluar la función renal, hepática y pancreática, así como los niveles de azúcar.
  • Un hemograma completo para descartar enfermedades relacionadas con la sangre.
  • Pruebas de electrolitos para garantizar que su gato no esté deshidratado ni sufra un desequilibrio electrolítico
  • Una o más pruebas de tiroides, que determinan si la glándula tiroides está produciendo demasiada hormona tiroidea
  • Un análisis de orina para descartar una infección del tracto urinario y evaluar la capacidad de los riñones para concentrar la orina.

Pruebas adicionales se pueden agregar de forma individual. Su veterinario le recomendará el curso correcto para su amigo felino.

Si a su gato se le diagnostica hipertiroidismo, su veterinario le explicará qué opciones de tratamiento son mejores para él y para usted.

Las opciones de tratamiento son:

  • Medicamentos orales o tópicos.: el nombre genérico de este medicamento es metimazol y ayudará a reducir la producción de la hormona tiroidea de su gato, esencialmente ayudando a que el calibre del motor de su gato vuelva a la normalidad. Este medicamento no reduce el tamaño de las glándulas tiroides de su gato; Interrumpe la producción de la hormona en sí. Este medicamento deberá administrarse por el resto de la vida de su mascota y, a menudo, se administra dos veces al día. Si usted y su veterinario deciden que la medicación es la opción correcta para su mascota, se necesitan exámenes de control y análisis de laboratorio programados regularmente para garantizar que su gato reciba la cantidad correcta de medicamento y que no haya efectos secundarios adversos.

  • Terapia de yodo radioactivo: se considera un tratamiento seguro y muy eficaz para los gatos, ofreciendo una cura permanente. El tratamiento puede ser costoso porque su mascota requerirá atención especial durante el tratamiento, pero una vez que se realiza el tratamiento, su gato no requerirá medicación o tratamiento adicional. Su veterinario discutirá con usted si su gato es o no un buen candidato para este tratamiento. Esto generalmente se considera el tratamiento de elección, a menos que esté contraindicado por otros problemas que tenga su gato.
  • Dieta Terapéutica: Una dieta restringida de yodo recetada es otra opción que puede ser discutida con su veterinario. Si se usa, debe ser alimentado exclusivamente.
  • Cirugía: su veterinario puede recomendar la eliminación de los crecimientos en la glándula tiroides. Él / ella discutirá con usted si su mascota es o no un buen candidato para este tratamiento.

Si a su gato le diagnosticaron hipertiroidismo, ¡no hay nadie a quien culpar! Mire este video para aprender más sobre el hipertiroidismo. Recuerde: incluso los expertos no están seguros de por qué algunos gatos se vuelven hipertiroideos. Tener un nivel de tiroides incluido en el trabajo de laboratorio anual de su gato desde la edad de 7 años en adelante ayudará a diagnosticar esta enfermedad en las primeras etapas. ¡Diagnosticar y tratar a su gato de manera efectiva le permitirá a su querido amigo vivir una vida larga y saludable!

Si tiene alguna pregunta o inquietud, siempre debe visitar o llamar a su veterinario; son su mejor recurso para garantizar la salud y el bienestar de sus mascotas.

Ver el vídeo: Hipertiroidismo felino

Loading...

Deja Tu Comentario